Mostrando 1–12 de 15 resultados

Mostrar Filtros

Es posible que ya conozcas la fiabilidad de esta opción para filtrar correctamente el agua del vaso correspondiente. En la arena se quedan fijadas las partículas cuando pasa el agua a presión procedente de la bomba. Ahora bien, es imprescindible realizar un mantenimiento periódico del filtro para que funcione correctamente. Te damos todas las claves al respecto a continuación.

¿En qué consiste el mantenimiento del filtro?

El primer paso es el enjuague y el lavado de la arena que contiene. Sabrás que necesitas realizar esta labor cuando observes que la presión del manómetro es demasiado alta (la aguja se sitúa en la zona roja del indicador). Te recomendamos que al menos dos veces al mes laves y enjuagues la arena de la siguiente forma:

  • Desconecta la corriente.
  • Abre las llaves de sumidero y retorno.
  • Pon la válvula del filtro en la posición de lavado.
  • Enciende la bomba y deja que actúe.

Comprobarás cómo baja la presión del filtro. Solo te queda parar la bomba. Revisa, si su ubicación te lo permite, el tubo de desagüe. El agua saldrá limpia, pero, si no es así, deberías poner la válvula en la posición de enjuague y abriendo las dos llaves antes mencionadas. Finaliza llevando la válvula a la posición de filtración, conecta la bomba 30 segundos y comprueba que no hay restos de suciedad en el agua. Coloca las llaves de paso en su posición original y comienza el ciclo de filtrado.

El cambio de la arena

Debes revisar también la arena para certificar que sigue siendo eficaz. En este caso, te recomendamos que la revises al menos cada tres años. Recuerda que este material está expuesto continuamente a la presión del agua y que esta erosión provoca que no tenga la capacidad de filtrar la suciedad. Igualmente, en cada filtrado se pierde una pequeña cantidad que hay que reponer.

Basta con abrir la tapa superior, cerrar las llaves de paso de agua y tocar la arena. Si está pastosa en lugar de suelta, cámbiala. Si compruebas que el nivel no es el adecuado, añade un poco más. Esta labor no te librará del mantenimiento, pero al menos alargará un poco más el uso de tu piscina en buenas condiciones.

¿Cuáles son los repuestos disponibles para un filtro de arena?

Son múltiples, por lo que vamos a comentarte los cuatro más importantes en un apartado explicativo. Así te será más fácil conocer las características de cada uno de ellos.

Recambio del brazo colector

Son de forma alargada y han de ser compatibles con la marca y el modelo de tu filtro. En ocasiones, se venden en un kit y así te resulta más fácil renovar los dos al mismo tiempo. Además, es una de las piezas que más desgaste experimenta, por lo que su sustitución es muy aconsejable.

Junta de la tapa del filtro

En ocasiones, la junta cede y observas que la tapa no cierra bien o que se desplaza hacia un lado. Basta con retirar la existente y con colocar una nueva. Repasa el diámetro y la referencia del filtro antes de comprarla.

Tapas de filtro de arena

La tapa del filtro es una de las partes más sensibles del producto. De hecho, son frecuentes las erosiones y las roturas. No es nada conveniente emplear un producto para sellar estos desperfectos y tampoco obviarlos pensando que no afectan al funcionamiento del filtro. Ten en cuenta que una tapa se puede instalar en apenas cinco minutos dependiendo del producto. Gracias a su equilibrio entre precio y calidad, es más positivo renovar la tapa y ganar en seguridad.

Zuncho de plástico para el filtro de la piscina

Entendemos por zuncho la arandela que lleva un refuerzo de metal para afianzarla mejor a una estructura. Así, te resultará más fácil elegir el grado de presión y, sobre todo, asegurarte de que el mantenimiento de esta pieza es el correcto. Al ser de plástico, te garantizas que el agua no le va a afectar de forma directa provocando su oxidación.

Ahora que sabes cómo llevar a cabo el mantenimiento de un filtro de arena, de ti depende llevarlo a cabo siguiendo nuestras indicaciones. Ten presente que la renovación de los repuestos es también indispensable para que su funcionalidad sea la esperada. Toma nota de nuestros consejos, repasa el filtro exhaustivamente y elige cuáles son las piezas que necesitas. A buen seguro, notarás la diferencia en el agua de tu piscina que ganará, de forma progresiva, en limpieza y en salubridad.