Mostrando 1–12 de 20 resultados

Mostrar Filtros

Los mejores filtros para piscinas

Los filtros para piscinas te ayudan a mantener el agua en perfecto estado, pero ¿conoces cuáles son sus tipos y su utilidad? Te lo contamos todo a continuación.

Filtro de cartucho para piscinas

Tiene forma circular e incluye un filtro en el que quedan pegados los residuos correspondientes. La bomba aspira el agua usando el skimmer, luego pasa por el filtro y ahí quedan retenidos los elementos sólidos. El filtro de cartucho para piscina está fabricado en un material con capacidad de retener elementos de entre 10 y 30 micras.

Posteriormente, el agua vuelve a la piscina por la impulsión, pero ya totalmente limpia. A su favor tiene:

  • Un precio asequible.
  • Una capacidad de filtración excelente.
  • Un tamaño reducido.
  • Una instalación y un mantenimiento muy sencillos.

Filtro laminado de poliéster

Son filtros de arena o vidrio filtrante, también los hay bobinados, fabricados también en poliéster pero se llaman así por el sistema de fabricación. Incorporan una válvula que permite seleccionar la función que quieres que haga el filtro. Es habitual en los filtros de arena, tengan una válvula de 6 posiciones:

  • Filtrado. Coge el agua por el skimmer, la filtra y la devuelve a la piscina.
  • Recirculación. Coge el agua de la aspiración y la devuelve a la piscina sin pasar por el filtro.
  • Lavado. Ayuda a lavar la arena del filtro, consiguiendo también que no se apelmace y que quede lista para el uso siguiente.
  • Enjuague. Aclarado del filtro después de hacer el lavabo de arena.
  • Vaciado. El agua va directamente al desagüe.
  • Cerrado. Sistema cerrado, no deja pasar agua después del filtro.
  • Recuerda que el filtro de arena usa este elemento en lugar de un cartucho. Los elementos a filtrar se adhieren a este material para mantener tu piscina limpia.

    Filtro inyectado

    Es también de arena y se compone del depósito, de un manómetro y de un selector de opciones para purgar el aire y el agua. Este último elemento entra en el filtro, pasa por la arena y sale, ya sin sedimentos, de nuevo a la piscina. Las dos partes del filtro están unidas mediante soldadura térmica.

    Es una alternativa siempre recomendable para piscinas de tamaño mediano o grande. Su capacidad de filtrado es enorme y se venden en diversos diámetros. Su precio es adecuado teniendo en cuenta su resistencia y durabilidad.

    Filtro soplado

    Su nombre proviene del hecho de que consta de una única pieza que se consigue gracias al soplado. Lo habitual es que el material usado para su fabricación sea el polietileno combinado con el ABS de su base. De arena, en su parte superior se incluye un selector de varias funciones, un manómetro y una cuba tratada para evitar su corrosión.

    Hay modelos con un tapón inferior para facilitar su drenaje. Es una de las opciones más interesantes si tenemos en cuenta que su enorme capacidad de filtrado puede llegar a alcanzar los 15 metros cúbicos a la hora, y a su eficacia. Su precio es intermedio, pero te garantiza no tener que comprar ningún filtro más durante décadas.

    Filtros de diatomeas

    ¿Qué es una diatomea? Un ser microscópico fosilizado que se usa como material filtrante. Al humedecerse, se convierte en una esponja que permite el paso del agua, pero no de aquellos residuos de tamaño imperceptible para tus ojos. Permiten su lavado de forma sencilla. El problema principal reside en su elevado coste. Son los más caros del mercado, aunque su eficacia a largo plazo parece motivo suficiente como para confiar en esta opción.

    Tu elección siempre es importante

    La variedad de opciones es imprescindible para que puedas elegir justo la que necesitas. Todo dependerá del tamaño de tu piscina y del sistema que prefieras. En cualquier caso, no se trata de una opción, sino de un elemento imprescindible. Tenlo muy en cuenta para completar la instalación que tengas o vayas a realizar.

    Fíjate en la potencia de la bomba, en que pueda limpiarse con facilidad y en el coste del material filtrante. Ten presente que siempre es adecuado adquirir un producto con mayor capacidad que la que necesitas para garantizarte la consecución de tus objetivos.

    Finalmente, recuerda que debes renovar el filtro unos días antes de lo que indique el fabricante. Limpia, al menos una vez a la semana, sus partes para evitar que se obstruyan. El mantenimiento de esta pieza tan importante te asegurará tener agua limpia en todo momento y una piscina perfecta.

    Elige entre la gama de filtros para piscina que prefieras y completa tu selección con productos químicos de uso directo en el agua. La combinación de ambos productos te permitirá obtener un resultado perfecto y no tener que renunciar a bañarte en tu piscina porque esté sucia. ¿Qué te parece la idea?


    Valoraciones de clientes: