Mostrando 1–12 de 24 resultados

Mostrar Filtros

Si tienes una piscina, no puedes perder de vista la importancia de comprar un limpiafondos de piscina. En nuestro catálogo podrás encontrar los mejores del mercado. Tan solo tienes que escoger el que cumpla con tus exigencias, pero te adelantamos que todos ellos serán plenamente satisfactorios para ti.

¿Qué es un limpiafondos de piscina?

Un limpiafondos es aquel equipo que, siendo manual, mecánico o automático, permite llevar a cabo de la forma más satisfactoria posible la limpieza de todo tipo de sedimentos, escombros y demás elementos del fondo de las piscinas.

Es decir, más que un tipo concreto de aparato (pues los hay de enorme variedad), se trata de toda una categoría de ellos. Su punto definitorio clave es, pues, el hecho de que ponen a tu disposición la posibilidad de llevar a cabo el mantenimiento del fondo de tu piscina.

Es muy común que, aunque se apliquen tratamientos para el agua como el cloro, o incluso se instalen cubiertas para las temporadas en las que no se le da uso, una piscina acabe ensuciándose. Así, aunque muchos de los elementos indeseados quedan flotando en la superficie o en suspensión en el agua, otros acaban depositándose en el fondo. Estos, además, suelen ser los más grandes y pesados, por lo que su retirada se hace especialmente urgente y necesaria.

Siendo esto así, los limpiafondos ponen en tu mano la posibilidad de abordar esta tarea de manera práctica y sencilla. Dado que han sido especialmente diseñados para ello por parte de las principales empresas del sector, no resulta sorprendente que den resultados tan buenos.

Y es que retirar la suciedad y los escombros del fondo de tu piscina no responde tan solo a cuestiones de higiene (que también), sino especialmente a motivos de mantenimiento. Si no se presta la suficiente atención a la instalación, esta acaba degradándose en gran medida, lo que deriva en reparaciones futuras que serán mucho más costosas y difíciles de solucionar que la mera aplicación de un correcto mantenimiento.

¿Qué tipos de limpiafondos existen?

En esencia, los tipos de limpiafondos existentes en el mercado son tres:

  • Modelos a succión: Clase de limpiador que bombea agua fuera de la piscina a través de los desagües. Así, succiona los escombros y la porquería, lo filtra y devuelve el agua limpia de nuevo a la instalación, a través de unas válvulas de retorno. Es el tipo de producto menos costoso y, en general, es el más popular y utilizado. Normalmente, vienen presentados como una especie de escoba de largo mango, que ha de ser manejada desde el exterior de la piscina.
  • Modelos a presión del entorno: Este diseño funciona a través de una toma de agua de la piscina ligada a una bomba. Esta succiona a alta presión el agua y los escombros del fondo de la piscina, que acaban siendo enviados a la superficie y siendo succionados por el filtro principal, o directamente a una bolsa de filtro adjunta al propio limpiador. Son muy efectivos, pero algo costosos en términos de electricidad.
  • Robots automáticos: Se trata de limpiadores independientes del filtro principal de la piscina. Tienen su propio sistema de bombeo y su fuente de electricidad independiente. Cuentan con dos motores internos, uno que aspira el agua y la filtra a través de una bolsa autónoma, y un motor de tracción que le permite ir moviéndose a lo largo y ancho del fondo. En sus ruedas de goma, además, lleva adicionalmente unos cepillos que permiten ir removiendo la suciedad más adherida.

¿Cómo elegir el limpiafondos más adecuado para ti?

Una vez que ya te hemos mostrado qué es concretamente un limpiafondos de piscina y qué tipos son los más comúnmente extendidos, es hora de que comprendas en qué elementos has de fijar tu atención a la hora de decidir cuál es el que más te conviene.

Así, en esencia, has de tener en cuenta:

  • El tipo de entorno en el que se encuentre la piscina: No es lo mismo una piscina exterior que una interior. Esto es especialmente relevante en lo que refiere a la elección correcta de un limpiafondos. Y es que, en lo que tendrás que fijarte es en el tipo de sedimentos que, de forma más habitual, acaban depositándose en el fondo de tu instalación. Esto, por supuesto, depende de la presencia de árboles, insectos y demás elementos.
  • El tipo de revestimiento de las paredes y del suelo: Un suelo de barro no es similar a uno de gres, hormigón, terracota o piedra natural. Cada material exige un cuidado y un tratamiento diferente. Algunos son más delicados y otros más resistentes, unos permiten una mayor adherencia de los sedimentos depositados y otros los repelen en mayor medida. Siendo esto así, sin ninguna duda este punto ha de recibir una atención especial.
  • Las dimensiones y la profundidad de la instalación: El mantenimiento de una piscina olímpica exige mucho más que el de una individual casera. Desde este punto de vista, debemos tener en cuenta cómo de grande es tu instalación y la cantidad de agua presente. Esto te ayudará a concretar las necesidades que tu nueva adquisición ha de cubrir necesariamente.
  • El uso que recibe la piscina: Si la piscina pasa la mayor parte del año sin uso, con total seguridad requerirá una menor cantidad de mantenimiento que si recibe un intensivo y permanente. Los hábitos de utilización, por tanto, también te deben ayudar a decidirte por uno u otro equipo.

Todos estos elementos, sumados en su totalidad, permiten definir cuáles son tus necesidades concretas y, por tanto, qué producto es más conveniente para ti.

En conclusión, adquirir un limpiafondos de piscina siempre será recomendable. Te ahorrará una enorme cantidad de problemas y facilitará en gran medida el mantenimiento de tus instalaciones. Además, gracias a las diferentes tipologías que podemos encontrarnos es fácil y sencillo en el mercado, con total seguridad podrás encontrar ese que en mayor medida se adapta a tus necesidades concretas. No pierdas más el tiempo y elige el tuyo.


Valoraciones de clientes: