Mostrando los 2 resultados

Mostrar Filtros

La marca de limpiafondos Hayward lleva desde 1925 encargándose de la fabricación de piezas y repuestos para piscinas. Gracias a su apuesta por la innovación, han logrado marcar la diferencia con una gama de productos que tiene en los limpiafondos a unos merecidos protagonistas de su catálogo. Si tienes uno, conocerás su fiabilidad. Para aumentarla, descubre cómo debes revisarlo para que te ofrezca siempre el mejor resultado posible.

Consejos para el mantenimiento de un limpiafondos Hayward

Mantener el fondo de tu piscina, y las paredes, dependiendo del modelo elegido, en perfecto estado es el objetivo principal del producto. Sin embargo, hay una serie de recomendaciones que debes seguir para alargar su vida útil.

Intenta que el limpiafondos esté el tiempo justo sumergido en el agua. No olvides que el cloro y la cloración salina afectan, directamente, a la parte interior del producto. Con usarlo una o dos veces a la semana es suficiente para tu piscina doméstica.

Cuando termina cada ciclo, has de sacarlo del agua y limpiarlo. Comienza por el filtro, que es donde se acumula la suciedad. Vacíalo en la basura y límpialo con una manguera con agua a presión. El objetivo es lograr que los poros de la bolsa queden limpios. Aprovecha la ocasión para limpiar también los rodillos y el motor. Conseguirás eliminar los restos de los productos usados para limpiar la piscina.

Tras secar muy bien el producto, has de colocarle su funda y, algo muy importante, no dejarlo a la intemperie. Es habitual tenerlo cerca de la piscina, pero la luz directa del sol, sobre todo en verano, afecta más a su estructura interna que los químicos que empleas en el agua.

Ningún limpiafondos funcionará si el agua no tiene el equilibrio correcto entre el cloro y el pH. Ocurre lo mismo cuando las paredes del vaso tienen algas que impiden que el limpiafondos las suba. Es decir, hay labores que tenemos que hacer personalmente para evitar que la suciedad se acumule. En estos casos, es más práctico usar un limpiafondos manual y conectar la salida al desagüe evitando así que el filtro se obture.

Además, debes tener en cuenta que cada modelo de Hayward tiene un diseño concreto que te marca el tipo de mantenimiento que has de realizar. Por ejemplo, el Aquavac 250 li, con cuatro ruedas, debes revisarlo desde el exterior para comprobar su agarre. El modelo Tiger Shark, que incluye dos orugas para desplazarse, es más factible que sufra algún atasco con la suciedad en su parte inferior.

La marca incluye todo tipo de instrucciones con cada referencia para que sepas cómo se desmonta y se monta. Así, lograrás limpiarla con mayor profesionalidad y asegurarte que su funcionamiento será siempre el mejor posible.

¿Cuáles son los recambios disponibles para los limpiafondos Hayward?

Te citamos algunos de los disponibles para que descubras lo fácil que te resultará mantener tu aparato como el primer día:

    • Kit de rodamientos de la turbina.
    • Turbinas y rodamientos.
    • Patines de cerámica o de corcho de diversos tamaños.
    • Repuestos para los filtros.
  • Kit de aletas
  • Mangueras intermedia e inicial para el Pool Vac
  • Prefiltros recogehojas.

Es obligatorio comprobar la compatibilidad total de cada pieza con el modelo que vienes utilizando. Lo habitual es que se trate de repuestos muy fáciles de instalar gracias a la preocupación del fabricante por facilitarles la vida a sus clientes finales.

¿Cómo puedes detectar que ha llegado el momento de cambiar una parte del producto? Observando su funcionamiento. Notarás que el dispositivo tarda más tiempo en realizar su trabajo, que no accede a las zonas a las que antes sí accedía y que en el fondo quedan restos como ramas u hojas, entre otros.

Además, al realizar las labores de mantenimiento es siempre positivo limpiar los filtros muy bien y comprobar visualmente que las distintas partes están en buen estado y no presentan alteraciones que puedan verse a simple vista. Las más frecuentes son el desgaste de la superficie de las ruedas o de las orugas y la pérdida de eficacia.

Te aconsejamos que al menos una vez a la semana observes su recorrido, su capacidad de aspiración y su adaptación a las labores que hacía cuando lo adquiriste. En cuanto notes alguna anomalía, no dudes en localizar su origen y en solucionar el problema.

Basta con repasar la información anterior para ser más consciente de lo importante que resultan las labores de mantenimiento de tu limpiafondos Hayward. Elige el modelo que prefieras y no te olvides de revisarlo tras cada uso. Solo así te garantizarás que el agua de tu piscina estará siempre perfecta.